El Real Madrid de rojo

A día de hoy, si se decidiera que el Real Madrid vistiera de rojo en su segundo uniforme, mucha gente se llevaría las manos a la cabeza. Buena parte de la afición creerá que sólo el azul, el violeta o como mucho el discreto negro, pueden utilizarse como recambio obligatorio del idiosincrásico blanco sin atentar contra la tradición de un club centenario. La hipótesis de vestir de rojo sería interpretada por aquellos que tienen un gusto más clásico como un sacrilegio en favor de la moderna mercadotecnia. Pero lo cierto es que esto ya ha sucedido. Fue en la década de los 70, casi diez años antes de que el Real Madrid firmara con Adidas su primer contrato con una gran empresa de ropa deportiva y mucho antes de que vender camisetas se convirtiera en uno de los negocios clave de cualquier equipo de fútbol. Por aquel entonces los uniformes se compraban a almacenes textiles, sin que en ellos apareciera logotipo ninguno.
El 10 de marzo de 1973, el Real Madrid visitaba el estadio Ninian Park para enfrentarse al Cardiff. Se trataba del encuentro de ida de los cuartos de final de la Recopa. El equipo galés vestía con camiseta azul y pantalones y medias blancas, utilizando a la vez los mismos tonos que los presentes en los dos uniformes del Real Madrid. Así que el conjunto blanco decidió aquel día ser rojo de la cabeza a los pies. Las cosas no le fueron excesivamente bien, puesto que cayeron por 1-0, aunque en la vuelta disputada en Chamartín lograron remontar la eliminatoria. Dos años después, el Madrid volvió a vestir de rojo. De nuevo fue en un desplazamiento europeo, esta vez en cuartos de final de la Copa de Europa. En Odessa se enfrentaban al Dínamo de Kiev, y en ese encuentro en el que Mariano García Remón se convirtió en el mítico 'Gato de Odessa' al mantener hasta el final el cero en la portería madridista, los diez jugadores de campo vistieron de rojo (salvo los calcetines, que esta vez fueron blancos). Tras las tablas de la ida, de nuevo el Madrid solventó la eliminatoria en su feudo, ganando por 2-0.

Esas camisetas rojas que utilizaron los jugadores de campo no eran más que jerseys de porteros reutilizados. En la imagen de la derecha se puede ver como García Remón vestía la que, por aquel entonces, era la habitual camiseta azul suplente y Zoco la roja que portaban los porteros. El cambio se produjo en ambos partidos por cuestiones prácticas, para no coincidir con los uniformes del rival. Dado los tiempos que corren no me extrañaría que un buen día, la marca que vista al Madrid decidiera sacar una línea de camisetas del equipo en rojo. Si la historia neutralizaría las reticencias de los más tradicionalistas, sólo quedaría vencer los recelos de los supersticiosos, pues el bagaje del Madrid en rojo es de una derrota y un empate. Aunque, mirándolo por otro lado, el club blanco ha pasado todas las eliminatorias en las que ha disputado un encuentro de rojo. Tiempo al tiempo.


En el siguiente video puede verse el gol con el que el Cardiff (de azul y blanco) venció al Real Madrid (de rojo) el 10 de marzo de 1971.