20 de 2011 (canciones extranjeras)

1.- PJ Harvey: In The Dark Places.

Aparecido a comienzos de año, a 2011 le sobraron 11 meses para encontrar el que, probablemente, fuera el mejor disco del año. Una Polly Jean menos rockera pero más profunda que crea inquietantes atmósferas con el tema de la guerra como principal referente.

2.- The Black Keys: Lonely Boy.

La mezcla de soul y rock alcanza su culmen con unas potentes guitarras con efectos tan enérgicos como bailables.

3.- Miles Kane: Come Closer.

El Neo-noir no es solo cosa del cine. Miles Kane se pone a la altura de su colega Alex Turner (Arctic Monkeys) pero con una apuesta retro que recuerda al rock británico clásico de los sesenta.

4.- Foster The People: Pumped Up Kicks.

Sonidos juguetones y voz sintetizada en una propuesta mucho menos liviana de lo que puede parecer en una primera escucha.

5.- The Vaccines: If You Wanna.

Éxito instantáneo gracias a un estribillo repetitivo que reúne todos los requisitos de un buen tema de pop-rock.

6.- The Strokes: Undercover of Darkness.

De lo poco rescatable del último y mediocre disco de los de Julian Casablancas, esta canción mantiene las señas de identidad del sonido de los mejores Strokes.


Homenajear a los 80 no es hacer música como se hacía en esa década. Es saber fusionar la esencia de aquellos tiempo con el sonido actual, y Anthony Gonzalez lo logra usando desde toques electrónicos hasta saxos desaforados.

8.- Florence + The Machine: What The Water Gave Me.

Resueltas de un plumazo las dudas sobre si Florence se iba a quedar en un "One Hit Wonder", su segundo disco tiene grandes temas como este, llenos de épica euforizante.

9.- Foo Fighterss: Walk.

No agotan la fórmula que les convirtió en una de las bandas más enérgicas del mundo. Rock potente sin descuidar las melodías y, en los videoclips, el sentido del humor.

10.- Patrick Wolf: The City.

La línea que separa la música alegre y positiva de lo hortera es muy fina, pero Patrick Wolf permanece en el lado de lo exitoso.

11.- The Wombats: Jump Into The Fog.

Descaro contenido  para una banda que parece haberse estancado pero que sigue creando grandes canciones.

12.- Lana del Rey: Video Games.

Lana Rey ofrece un toque suave y dulce que la ha servido para encandilar a la crítica especializada (mejor canción de 2011 para el NME).

13.- The Pains Of Being Pure At Heart: Heart In Your Heartbreak.

La moda "Low-Fi" sigue en pie. El minimalismo triunfa a partir de una propuesta sencilla en la que las pretensiones nunca son un lastre.

14.- John Maus: Hey Moon.

Hay canciones que, lejos de explotar, implosionan. Piano, voces de fondo con 'rever' y una cadencia de ritmo plano dan como resultado una pieza tan oscura como favorable a la introspección.

15.- The Horrors: I Can See Through You.

Un rayo de sol en el oscuro planteamiento de The Horrors, a la estela de los Cure más dináminos.

16.- Kakkmaddafakka: Restless.

Indie discotequero de los que se inyectan en el cuerpo y, durante 3 minutos, uno no es capaz de sacarselo de encima más que moviéndose y moviéndose.

17.- Justice: Civilization.

La música electrónica también puede ser profunda y con mensaje sin alterar su caracter dinámico, como vuelven a demostrar Justice.

18.- Clap Your Hands Say Yeah: Maniac.

Pop optimista, pegadizo, de los que arrancan una sonrisa y un constante movimiento de pies.

19.- Fleet Foxes: Helplessness Blues.

Folk country con máxima hermosura, Fleet Foxes se coloca a la estela de los venerados Wilco con un sello propio.


Los otrota virtuosos del ruido nadan ahora entre Queen Of Stone Age y The Smiths. Menos autenticidad pero la misma solvencia.

Playlist de la lista en Spotify.