Holanda tira del Hamburgo


El Hamburgo es uno de los clubes históricos de la Bundesliga alemana. De hecho tiene en su palmarés una Copa de Europa conquistada en 1983 tras eliminar en semifinales a la Real Sociedad. Tras cuajar una gran campaña la temporada pasada, este año logro meterse en la Champions League dejando fuera al Osasuna en la fase previa (no debe ser un equipo muy querido por el norte de España). Sin embargo el rendimiento del plantel no fue el esperado y quedó apeado de la fase de grupos con cinco derrotas y tan sólo una victoria. Instalado en la zona de descenso su situación en liga no era mucho mejor.

Pero todo parece haber cambiado desde hace unas semanas. Cuando peor pintaban las cosas el Hamburgo ha encadenado una gran racha de resultados que le ha permitido coger oxígeno con el fin de afrontar una lucha por el descenso que está al rojo vivo en Alemania. Diez equipos separados por apenas tres puntos tratan de permancer la temporada que viene en la máxima categoría del fútbol germano. A día de hoy el Hamburgo se salvaría gracias a un último mes simplemente espectacular. En su feudo del AOL Arena han vencido con solvencia a dos rivales también de solera y que también están anclados en la zona baja de la clasificación: 3-1 al Borussia Dortmund y 3-1 al Eintracht de Frankfurt. Pero aún más espectaculares han sido sus actuaciones a domicilio venciendo al líder y al segundo clasificado de la liga -Schalke y Werder Bremen- por 0-2. En la última jornada el Hamburgo perdió, empatando a uno contra el Leverkusen.
El artífice de esta recuperación no es otro que Huub Stevens. El técnico holandés sustituyó en el banquillo a Thomas Poll cuando el Hamburgo era colista a mediados de febrero. La mejora que Stevens ha causado al equipo se hace palpable más que en ningún otro aspecto en el rendimiento de Rafael Van der Vaart.

Fichado como gran estrella hace dos temporadas, Rafa no había terminado de ofrecer todo lo que cabe esperar de un jugador de su calidad. De madre gaditana, Van der Vaart pronto destacó en las categorías inferiores del Ajax hasta llegar al primer equipo. Sus orígenes, al igual que su estilo de juego, hicieron pensar que terminaría jugando en algún equipo español. Pero no fue así. El Hamburgo lo ficho con la intención de construir alrededor de él un gran equipo.
Se trata de un jugador de corta estatura. Quizá el estar tan próximo al cesped le permita a él, como a todos los "bajitos", tener una mejor visión del fútbol. Ello le permite jugar en el centro del campo o volcado a la banda izquierda. Pero donde él se siente más a gusto es en la media punta o como segundo delantero. Y es que cerca del área puede explotar una de sus mayores virtudes: el gol. Pese a no ser un ariete, Van der Vaart sabe definir con gran elegancia. Esa capacidad, junto con una pierna izquierda que es un guante en los balones parados, le permiten acabar las temporadas con una gran marca goleadora en sus estadísticas. Sin embargo las lesiones y una cierta tendencia a la irregularidad han impedido que se hable de él como de una figura de primerísimo nivel. Aunque eso parece quedar atrás. En la buena racha del Hamburgo en el último mes, Rafa ha contribuido con cinco goles en los últimos cinco partidos. Pese a sus 24 años recién cumplidos ya porta el brazalete de capitán en el conjunto alemán, como ya hiciera aún más joven en el Ajax. Una prueba del carácter del holandés, que unida a su enorme calidad le convierten en una pieza codiciada por cualquier club europeo. De momento tiene contrato hasta el 2010, pero es poco posible que lo finalice. Tan poco posible como que el Hamburgo acabe bajando.

3 comentarios:

jose dijo...

Maldini?

Rubén dijo...

No, es Poli Rincón, que se ha bebido unas cervecitas.

Lorena dijo...

Estoy indignada porque en este blog siempre se habla de futbol.... Creo que existen temas más importantes que eso... Por ejemplo, conocer que a mí me ha tocado un ordenador... Es la primera vez que me toca algo eso es noticia..... Jejejeje