El Messias


Ayer tuve la oportunidad de comenzar a leer la nueva revista 'Fútbol Life'. En este primer número se incluye un pequeño libro sobre los 50 mejores futbolistas de todo el mundo. Justo cuando ojeaba este especial Messi marcaba un gol antológico al Getafe. En ese momento me di cuenta que si ese libro se volviera a escribir dentro de quince o veinte años 'La Pulga' ocuparía seguro un lugar destacado entre sus páginas.

Recuerdo la primera vez que vi a Messi. Fue en un Gamper en el que el Barcelona se enfrentaba a la Juventus. Era agosto de 2005 y el argentino venía de ganar un Mundial sub-20 en el que era elegido mejor jugador del torneo. Fue simplemente espectacular contemplar las diabluras que llevó a cabo ese chaval de apenas 18 años ante un equipo tan duro en defensa como el de la 'Vecchia Signora'. Hasta el propio Fabio Capello reconoció estar impresionado ante la actuación de Leo. Muchos le calificaban ya por aquel tiempo como el enésimo sucesor de Maradona. Lo cierto es que tras el gol de ayer la comparación parece más acertada que nunca. El de Messi es un tanto más espectacular que otros del mismo estilo, como por ejemplo, el de Ronaldo al Compostela en el que la potencia fue su principal y casi única arma. Sin embargo no llega al nivel del conseguido por 'El Pelusa', principalmente por que éste lo hizo en las semifinales de un mundial ante toda una selección inglesa. Pero es sólo el contexto lo que les diferencia. En cuanto a velocidad, habilidad y frialdad nada tiene que envidiarle.
Tras este episodio las comparaciones Maradona-Messi serán ya imparables. Para mí hay dos cosas básicas que les diferencian. Una juega a favor de Lionel y es que parece tener la cabeza mucho mejor amueblada y disfrutar de un entorno mucho más estable que el que tuvo Maradona. La otra es la posición que ocupan en el terreno. 'El Pelusa' era un 10 nato. Al igual que Pelé o Zidane ocupaba la posición clásica de los más grandes cracks: la media punta. En cambio 'La Pulga' parte desde la banda, un lugar desde donde se suelen lucir menos. Pero jugando por la derecha y siendo zurdo su movimiento natural es la de tirar demoledoras diagonales hacia el centro, demostrando así la importancia de las alas, dándoles un uevo brillo. Es reconfortante que pese a la corriente actual que desprecia las bandas -situando en ellas a centrocampisas que sólo tienen en ellas un lugar desde donde partir- las dos promesas que más relidad son a día de hoy sean en mayor o menos medida extremos. Me refiero, además de a Messi, a Cristiano Ronaldo aunque con actuaciones como las de ayer he de reconocer que tengo preferencia por el argentino. Messi es un as y si Maradona es un dios, él es su 'Messías'.

1 comentarios:

Nuria dijo...

Gracias por la publi ;P