Eurocopa 2008: Balance de la primera jornada

Una vez completados todos los partidos de la primera jornada de la Eurocopa ya se pueden sacar algunas conclusiones. En primer lugar, las tres selecciones que mejores impresiones han dejado son Holanda, España y Portugal. A las tres las une ser las principales defensoras del buen juego y, también, pertenecer a ese segundo escalón de favoritas que va inmediatamente detrás de los grandes clásicos: Italia, Francia y Alemania. Casualmente, holandeses y españoles ganaron sus partidos gracias a los contrataques, algo curioso porque son equipo concebidos para vivir en torno a la posesión del balón. Sin embargo, el ponerse con un gol a favor se ha demostrado que otorga una ventaja importantísima, pues ningún equipo ha sido capaz de remontar un marcador adverso en los ocho partidos hasta ahora disputados. Holanda y España son equipos temibles con viento a favor, pero habrá que verles cuando tengan que remar a contracorriente. Mientras, Portugal da señales de que este año sí. Tras jugar hace cuatro años la final de la pasada cita continental y llegar a semifinales del campeonato del mundo, la progresión hace pensar que son más que serios candidatos a hacerse con el trofeo. Aunque mucho más que la historia, lo que lleva a otorgarles ese cartel es su equipo. Pepe y Carvahlo forman la mejor pareja de centrales de todas las selecciones, la creatividad de Moutinho y Deco está bien asegurada por un escudero como Petit y Cristiano Ronaldo y Simao asegurán desborde por banda. Les falta un buen portero y un delantero goleador, pero incluso sin esas dos piezas básica, parecen el equipo más completo del campeonato.

En cuanto a los clásicos a los que antes hacía mención sólo Alemania ha ganado su partido ante la débil Polonia. Los germanos han sorprendido por su planteamiento ofensivo, con tres delanteros como Podolski, Klose y Gómez desde el primer momento en el once inicial. Franceses e italianos están destinados a jugarse una plaza en cuartos entre ellos en un duelo que últimamente parece eterno tras la disputa final del mundial de 2006 y la coincidencia en el mismo grupo durante fase clasificatoria para esta Eurocopa. Los galos han demostrado tener tantas facilidades para mantener su portería a cero como para sumar un tanto en la contraria. Italia parece dar síntomas de fin de ciclo, aunque su arrebato de orgullo, (salpicado de calidad por Del Piero) ante los holandeses con el marcador en contra dejó entrever que no hay que darles ni mucho menos por muertos. Si Donadoni rectifica su apuesta y da entrada a hombre como Aquilani, De Rossi o el propio Del Piero, aun tienen tiempo de rectificar su mal comienzo.
Del resto de selecciones, ninguna parece estar en disposición de repetir la sorpresa que los griegos protagonizaron en 2004, pero aún queda mucha competición.