Alcala - Motril


Primer 'match-ball' para la Real Sociedad Deportiva Alcalá de cara a conseguir el ansiado ascenso a segunda división B. El próximo domingo a partir de las 12 h. tendrá que remontar el 1-0 que se trajo de su visita a Motril. La empresa no será fácil. Los rojillos han demostrado durante toda la liga regular que tienen problemas cuando deben llevar el peso del partido. Ante equipos que llegan al Val a defenderse el Alcalá lo ha pasado mal. Y eso es precisamente lo que se encontrará el próximo día. Ya en la ida el Motril con un hombre menos y un gol a favor desde el minuto 15 demostro saber cerrarse bien atrás y llevar bastante peligro en las contras. Tanto es así que el Alcalá no logró anotar ni un sólo gol jugando prácticamente todo el partido en superioridad. La polémica decisión del mister Paco Jémez de poner en el once titular a Pier en detrimento del máximo goleador alcalaino -Álvaro Machicado- no funcionó. Pese a que la idea era que el tinerfeño diera más rendimiento en el reducido terreno de juego motrilense, el resultado demostró que no funcionó.
Pero también hay razones para el optimismo complutense. La principal la tenemos en el campo. El Val es mucho más amplio que el escribano Castilla, lo cual beneficiará un juego de ataque. El Motril fuera de su estrechísmo feudo baja su rendimiento, como demuestran las once derrotas que ha acumulado a lo largo de la liga en su grupo IX de tercera división. Y por supuesto, la afición acudirá en buen número a animar a los suyos. Pese a que la política de precios no es todo lo acertada que debiera (los socios pagarán y la entrada general más barata es de 8 euros cuando, por ejemplo, en el Rayo-Portuense de ascenso a 2ª división es de 5 euros) la afición siempre acompaña a los suyos en los trances decisivos de la temporada. Si habrá lleno no lo sabremos hasta el mismo momento del partido, pero lo que parece claro es que la gente que acuda lo hará para animar al equipo. El factor de la grada se antoja como clave en este tipo de envites, algo que no ha sabido entender la directiva encabezada por Jorge Carretero en anteriores ocasiones. Toda la ciudad recuerda esa eliminatoria para ascender a la categoría de plata en la que, por decisión del Presidente, el Val se llenó de aficionados del Hércules. En vez de como local el Alcalá jugó en su partido de visitante como si lo hiciera en un segundo Rico Pérez herculano, lo cual restó opciones de lograr superar a los alicantinos. Esa decisión restó muchas posibilidades de ascender a 2ª, pero lo peor es que del error no parece haberse aprendido. En estos partidos más vale perder algo de dinero y abrir las puertas a la afición para que lleve en volandas al equipo. En primer lugar para premiar a la gente que no ha abandonado al Alcalá durante todo el año, pero también para que los que no son asiduos tengan un enganche de ilusión con su equipo.