Azar vs. Proyecto


Última jornada de Liga. Minuto 93. Un remate lanza el balón hacia la portería y pega en el palo. Un centímetro hacia un lado o hacia el contrario puede hacer que la bola sea repelida por el poste o acabe en gol. Un centímetro solamente. Una medida tan pequeña que se escapa del control de cualquier futbolista por muy preciso que sea. Mucho más del caso de los entrenadores, que ni siquieran tienen la oportunidad de rematar.
Es una hipótesis, pero tal y como está el campeonato el título, los puestos europeos o la permanencia podrían perfectamente decidirse de esta manera. Todo el trabajo de un año pendiendo de un detalle tan pequeño. Parece dramático pero para muchos equipos es así. Aunque no todos afrontan esta situación de igual forma. Algunos tienen un proyecto serio que no se ve alterado por sucesos del azar. Otros, en cambio, fían todas sus decisiones al resultado final. Es el caso de los dos equipos madrileños. Capello y Aguirre parece que seguirán si el primero consigue la Liga y el segundo mete a los rojiblancos en la UEFA. De lo contrario se le buscará sustituto. Schuster (antítesis de la filosofía de Capello) sería el elegido por Ramón Calderón para ocupar el banquillo del Bernabéu. Lo es desde hace unos meses, cuando nadie daba un duro por el italiano y la directiva madridista se puso a buscar entrenador. Entre los candidatos estuvieron el propio Schuster, Benítez y Mourinho, lo cual deja claro que no existe una idea de qué es lo que se quiere. El proyecto deportivo, eso que se consigue a base de años de trabajo continuado, eso que marca el carácter de un club, eso que identifica a la entidad con una filosofía determinada, eso no existe. Sólo importan los resultados inmediatos. Una miopía futbolística que también aqueja al Atlético de Madrid desde hace años. Cada temporada llega un nuevo entrenador y también un buen número de futbolistas. Como dijo Fernando Torres ayer, es muy difícil empezar siempre de cero.