Hasta la victoria siempre

La vida siempre te ofrece una revancha. A veces te la regala. En otras ocasiones hay que buscarla. Yo he encontrado la mía. Ahora sólo queda disfrutarla, tanto en la victoria como en la derrota. No es que lo importante sea participar; para mí lo indispensabe es querer ganar y poner todo de parte de uno para conseguirlo. Saber retroceder para coger impulso, aún no sabiendo muy bien hacia dónde te puede llevar ese salto. Quizá al vacío. Tal vez a un sitio mejor.